Fish River Canyon. Día 3.

Día 3. Fish River Canyon

El Fish River Canyon es un imprescindible en un viaje a Namibia, por ver una panorámica impresionante y tener la posibilidad de disfrutar de este lugar en solitario. El Patrimonio de la humanidad despoblado.

Nos despiertan unos pasos metálicos que recorren el techo de la caravana, a María le parece suficiente razón para salir a desayunar. El paisaje africano amarillo y naranja, lleno de aloes, unos arboles bastante surrealistas con ramas dentadas, hojas con forma de cactus y frutos amarillos.

Cactus – Árboles algo surrealistas.
El Fish River cañon, un refresco y yo. Uno de esos lugares en el que las fotografías nunca están a la altura.

Salimos de ruta hacia Fish River Canyon, parando antes en Keetmanshoop. De momento, me decepcionan bastante las ciudades Namibias, esperaba ver ciudades llenas de vida, mercados desordenados, saturación en las calles… y lo que hemos encontrado hasta ahora han sido ciudades muy occidentalizadas, ordenadas y con mucha inversión europea en tiendas e infraestructuras. Por otro lado, a mi pesar, tenemos todo tipo de tiendas, comodidades y supermercados para comprar cualquier cosa que necesitemos. Es difícil distinguir Keetmanshoop de una ciudad europea salvo porque no ves prácticamente ningún blanco paseando por la calle.

Tras 200 kilómetros de carretera de tierra, algunas cuestas amedrentadoras y algún control, llegamos a un mirador, aparcamos a apenas 20 metros de distancia. No hay nadie. No hay nada de humedad, tenemos la boca seca así que voy a buscar unas bebidas a la caravana. Se nos olvidó cerrar una cremallera y está el suelo lleno de ropa y latas de comida. Sin daños.

Nos asomamos al mirador y tenemos enfrente un espectáculo de 180 grados, inmenso. Hasta ahora creía que el silencio no se puede escuchar pero aquí puedo escucharlo, roto intermitentemente por un bichillo volador hambriento.

 

María con algo de miedo por acercarse al acantilado

Colores rojos y anaranjados, se aprecian las montañas erosionadas casi de plastilina, con formas irreales por las que se intuyen el cauce del Río Fish en la estación humeda. Todavía se ve algún riachuelo que durará pocos días. El río tiene una antigüedad de 650 millones de años y donde se han encontrado huellas de dinosaurios de 200 millones de años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *