Viaje en Auto caravana – Llegada a Windhoek

Viaje en auto caravana a Namibia

Día 1. Unas horas en Windhoek

 

 

Después de ver 30 horas de vuelos con 3 escalas en Madrid, Londres, Sudáfrica, 3 comidas, 2 películas y sueño atrasado, llegamos con ganas al aeropuerto de Windhoek, capital de Namibia. Deseábamos coger las llaves de nuestro primer viaje en auto caravana.

Poco tiempo necesitamos para borrar el prejuicio y la imagen prototípica de África, soles naranjas gigantes y bruma asfixiante ya que nada más llegar vemos algunas nubes y y una brisa sospechosamente fresca. Vamos a necesitar el corta vientos más de lo que creíamos.

 

A la llegada nos espera el chofer de Bobocampers, donde hemos alquilado la caravana. Habíamos planeado ya durante otros viajes viajar algún día en con la casa a cuestas así que decidimos que el viaje a Namibia sería nuestro primer viaje en auto caravana.

El chófer nos llevó a la agencia, un terreno sin pavimentar con una oficina de chapa. Entregamos la documentación de la reserva, permiso de conducción internacional, nos informaron del seguro y después de enseñarnos las tripas de la caravana durante media hora, salimos en dirección al centro de la ciudad, donde tenemos reservada la primera noche del viaje. Por el camino, no más de 20 minutos, ya vemos los primeros monos saltando entre los arboles y andando por el arcén.

Así como recorremos los kilómetros hacia la ciudad, el sol desaparece y cuando llegamos al hotel, prácticamente es de noche. Tendremos que esperar a ver Windhoek al final del viaje.

Después de una ducha de agua helada, salimos a ver los alrededores y a sacar dólares namibios ya que hay poca cosa que ver, el sol se ha ido, hay poca iluminación en las calles y la ciudad está casi deshabitada, estamos en la capital y las calles están vacías, tan solo cruzan algunos coches por la avenida principal.. Namibia tiene la misma población que Valencia, en un extensión equivalente a España e Italia juntas. Muy poquita gente. Aún así, vemos ya las primeras barbacoas improvisadas en la carretera, que nos perseguirán durante el viaje y algunos puestos de frutas.

Si buscas un cajero en Namibia, el mejor lugar para encontrarlo es una gasolinera, tiene seguridad privada y normalmente hay una pequeña tienda para comprar algo de comida y casi todo lo que puedes encontrar en un 24 horas en Europa.

Lo poco que podemos ver de la ciudad, indica que es una ciudad mucho más ordenada de lo que uno pudiera imaginarse, no hay mucha vida en la calle y hay carteles publicitarios de centros comerciales por toda la ciudad.

Por la noche reponemos fuerzas en el Buffet y en la cama gigante del hotel. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *